BIENVENIDOS

Deseo agradecerles la deferencia de acercarse a este espacio que constituye un avance profundo en el amplio campo de la Odontología Forense. En este sitio van a encontrar una modalidad de acción en cada caso que, puede rozar lo particular e inédito de los procedimientos para arribar a la conclusión de que la Odontología en general ha dejado de ser la hermana menor de la Medicina por haberse transformado en una ciencia autónoma por contar con procedimientos propios, fundamentación metodológica rigurosamente científica y de una indiscutible y trascendental proyección social, pasando a ser así definitivamente una rama de la Antropología como lo es la Medicina, entre otras. Y más precisamente en el campo de la Odontología Forense se abre un camino infinito, como una verdadera especialidad, dentro de la currícula del Odontólogo. Los invito amigos lectores a que transitemos juntos este maravilloso y próspero camino.

Prof. Dr. Héctor José Ceppi

EVOLUCIÓN DE LA ODONTOLOGÍA FORENSE

Partiendo del incuestionable valor que nos presta la historia para la evolución de toda ciencia, es que el Profesor Ceppi la define en general como “la ciencia que nos permite compensar el pasado, actuar con ajustado criterio en el presente, y proyectarnos con menores errores en el futuro”.

No olvidemos que el pasado siempre nos dice cosas que interesan al futuro.

Cómo ubicarnos entonces ante el concepto de la historia para darle vida, que como toda ciencia tiene un sentido más profundo, que el frío dato de su creación y evolución. La tarea no es fácil, y menos cuando se pretende relatarla a vuelo de pájaro, pero con la ayuda de nuestra práctica general, libros y conferencias escuchadas, espero satisfacer las inquietudes que se nos plantean, y nada más oportuno que recordar a Aristóteles cuando nos decía “que para tener una mejor y mayor intuición de la realidad, tenemos que mirar a las cosas a través de su evolución, y a partir de su primer origen, acierto indiscutible que nos proyecta, en todos los quehaceres del hombre, con mayor comprensión y efectividad”.

La historia vista por Toymbee en “Civilización puesta a prueba”, nos decía “que son cuerpos y almas, experiencias y acontecimientos, en irreversibles movimientos, a través del tiempo y espacio” y en efecto, nuestros cuerpos y almas no pueden repetir sus experiencias, los acontecimientos en cuanto a tales son irreversibles.

Ortega y Gasset nos dice que es una ciencia de la transición, entendiéndose por ella no al paso de una época brillante, a otra de decadencia, sino una sucesión de acontecimientos, en donde el último capítulo está siempre abierto para escribirse.

Lain Entralgo la define con palabras que de inmediato trasciende la expresión, dándole vida y alma a la historia y nos decía “es un recuerdo al servicio de una esperanza”. Aquí es justamente donde se establece el enlace entre la historia escrita y la a escribirse.

De la historia escrita diremos que son cuerpo y alma, experiencia y acontecimientos, en sucesión que no pueden repetirse, son irreversibles en cuanto a tales, pero a los cuales nos adentramos por medio del recuerdo, que son justamente experiencias reversibles, al servicio esperanzado de los testimonios del hombre.

Por eso defino la historia como la ciencia que nos permite rememorar el pasado, reflexionar con ajustado criterio con el presente, y proyectarnos con mejores aciertos en el futuro.

Estos fundamentos que emergen de la misma definición nos permiten decir que la Odontología y en particular la Forense la podemos dividir para una mejor comprensión y estudio en dos grandes períodos o épocas. La primera que la conocemos a través de leyendas y documentos de esas épocas, y otra segunda, la de la historia propiamente dicha, donde nos encontramos con escritos, de ahí que la dividiremos en escrita, no escrita y a escribirse.

En la prehistoria estaba establecido el derecho por la venganza, que llegó a transformarse en un deber sagrado, ante una ofensa que por ningún motivo de Obediencia Debida, Indulto o ley del olvido, creencias políticas que dejan en los habitantes profundas heridas, por no tomar aquella posición indiscutible de que “el que las hace las paga”. En aquel entonces por Derecho Natural, nunca dejaba de cumplirse una pena o castigo y siempre a quien cometía el delito, en cambio en la actualidad, se lo hace pagar a todos los habitantes por tener que pagar impuestos para su manutención y costos, de los que cometen delitos (Ver Trabajo sobre “Sociología y Criminología”, del Dr. Ceppi, Capítulo “Sistema Carcelario”).

El derecho a la venganza era ejecutado por el brujo o jefe de la tribu, de diferentes métodos, ejemplo: Existía un árbol que al secarse se llenaba de hormigas, y en los casos extremos como robo de armas, como la flecha, que le servían para la subsistencia, o violaciones, se los ataba al árbol y al golpearlo salían las hormigas que terminaban con el delincuente; y en los casos más leves le arrancaban un diente, según el delito, hasta llegaban a desdentar al individuo como los dientes limados que eran otra arma de defensa porque le daban mayor ferocidad al rostro. Luego, apareció el método Talidonal, basado en la ley del Talión, es decir ojo por ojo, diente por diente, de Ulpiano. Después aparece la expulsión de la paz, toda persona que cometía un delito era expulsada de la tribu, no se la aceptaba en ningún lugar. Más tarde apareció el Sistema Composicional, que consistía en llegar a un acuerdo entre víctima y victimario, pagando con dinero el daño infringido, y si no tenía recursos, debía trabajar para la víctima, todo lo contrario de hoy, donde la víctima de los delitos tienen que trabajar para mantener en las cárceles a los victimarios con alimentación, vivienda, custodia, médico y sin hacerlos trabajar.



Así es como aparece luego el Código de Hammurabi, donde ya se hacía una diferencia entre dolo y culpa; lo legal, lo moral y social diferenciándolos.

A la Ley Mosaica la impusieron los hebreos, se obligaba a hacer peritaje ante un hecho delictivo, y era el patriarca quien lo confeccionaba, apareciendo así el origen de los primeros peritos, encargado de identificar cadáveres por la forma tallada de los dientes anteriores y superiores, que se practicaban en algunas tribus para embellecer el rostro y en otras, como signo de ferocidad y castigo.

En la India se regían por el Código de Mannú, y la pena o castigo o dependía de la posición económica del delincuente, los pudientes económicamente tenían menos penas que los no pudientes. En cambio, en Grecia en la época de Pericles en el Siglo V, recién se comienza a investigar la causa de la muerte, apareciendo la Docimasia, y en Alemania se regían por lo establecido en otros países.

Sintetizando diremos que nos encontramos con tres períodos de la Odontología Forense, el “escrito”, el “no escrito” y el “a escribirse”.
Períodos o épocas:
a) Prehistoria no escrita.
b) Historia escrita.
c) Historia a escribirse.

La Prehistoria:
El castigo estaba contemplado por la venganza.
1) El Talidonal.
2) La expulsión de la paz.
3) Sistema Composicional (conciliación entre víctima y victimario).
4) Código de Hammurabi (dolo, culpa, legal, moral y social).
5) La Ley Mosaica (apareciendo el peritaje).
6) El Código de Mannu en la India (había que pagar con dinero).
7) En Grecia Pericles Siglo V (aparece la Docimasia).

La Historia propiamente dicha:
1ª Época: La Antigua
a) Moisés al legislador hebreo (preñes, aborto,
inhumación, asesinatos, etc.).
b) Numa (prescribe la histerotomía post morten, que da origen a la autopsia).
c) Justiniano (el casamiento sin permitir nuevo enlace, el perito, etc.).

2ª Época: Edad Media
a) La Ley Sálica (peritos, excusación, recusación).
b) La Ley Germánica (mostrando el cadáver en la vía pública).
c) Los Capitulares de Carlomagno (deberes y derechos, etc.).

3ª Época: Edad Moderna
a) Período Canónico, apareciendo el Papa Gregorio IX y XIII que modificaron los códigos penales y civiles vigentes
.
Así llegamos a Fortunato Fidelius que en el año 1598 escribe el primer libro sobre Medicina Legal, haciendo alusión a los dientes como fieles testigos para la identificación humana, y así como Fidelius en Italia, en Francia aparece Paré, luego Pablo Zacchia que nos deja su obra titulada “Cuestiones médico-legales”.

4ª Época: La Contemporánea
Que comienza con la enseñanza de la Medicina Legal en París en el año 1801, y en la Argentina en el año 1813 en Buenos Aires, y en Córdoba en 1879 como materia de estudio en las Universidades.
En la ciudad de Córdoba la vieja Escuela de Odontología creada por Ordenanza del 20 de octubre de 1915, que dependía de la Facultad de Ciencias Médicas de Córdoba, que luego se inaugura como Odontología Legal el 30 de abril de 1917 y pasa a ser Facultad de Odontología el 5 de noviembre de 1956, por Decreto del Poder Ejecutivo Nº 22897 del 24 de diciembre de 1956, dictándose en el programa del último año de estudio, donde se ponía el acento en estos aspectos jurídicos y éticos.

Este es un enfoque breve de cómo fue evolucionando la Odontología y por lo tanto su rama, la Odontología Forense, que reclama ser considerada especialidad, porque a través de los años ha demostrado su verdadera necesidad e importancia.

Después de haber esbozado algunos hechos y acontecimientos históricos de la Odontología Legal, hoy trataremos de hacerlo de una de sus especialidades o ramas: La Odontología Forense; trataremos entonces de dar un pantallazo sucinto histórico y social de cómo fue evolucionando esta verdadera rama de la Odontología Legal, y su amplio campo. Sabemos que no será muy fácil, pero con la ayuda de libros, conferencias asistidas, como también la asistencia en jornadas, y cursos específicos sobre este apasionante tema de tanta trascendencia jurídica y social, saldremos del paso, y fundamentalmente de cómo fue evolucionando a través del tiempo esta hoy verdadera rama de la Odontología.

Ya lo hemos expresado oportunamente, la Odontología por contar con perspectivas propias, fundamentación rigurosamente científica y de una indiscutible proyección social, igual que la Medicina, que por razones sobradas la Odontología ha dejado de ser rama de la Medicina para pasar a ser una de las otras ramas de la Antropología como lo es la misma Medicina, yo diría, la Odontología es hoy la hermana menor de la Medicina, y como toda ciencia se divisa en ramas, especialidades y ésta a su vez, en áreas.

Pero volviendo a los acontecimientos históricos de la Odontología Forense, que hoy ha tomado verdadera relevancia y jerarquía al servicio de la justicia y la sociedad, trataremos por los medios y procedimientos que cuenta para servir a la Criminología y la Criminalística, no solamente en este campo de lo Penal, sino también en lo Civil y Laboral (Ver Artículos del Blog).

Es por ello que se nos hace una obligación irrenunciable para tener una mejor intuición de la realidad, llevarle a ustedes un bosquejo sucinto de quienes fueron sus precursores o verdaderos pioneros de esta apasionante rama de la Odontología, la Odontología Forense, entre otras, pioneros éstos que dieron sus primeros pasos firmes dejándonos escritos y documentos en el Primer Congreso Panamericano de Medicina Legal, Odontología Legal y Criminología celebrado por la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales que se realizó en La Habana, Cuba el 2 de septiembre de 1946, bajo los auspicios del gobierno de la República de Cuba, Universidad de La Habana, Sociedad de Estudios Odontológicos Legales de Cuba, Colegio Estomatológico Nacional, Colegio Médico Nacional, Colegio de Abogados de La Habana y el Instituto Nacional de Criminología.

El Comité Ejecutivo estaba presidido por el Dr. Jorge Alfredo Castroverde, entre los demás miembros, en la sesión de Odontología Legal, los Dres, Carlos Crisner García, Raúl Maya Mitrani, Jorge Carreras Galiano, Rafael Casado Quiros. Los países adheridos al Congreso fueron 19, y entre ellos como miembro de honor en la sección Odontología Legal los Dres. Raúl Muñoz Inza (Santiago de Chile), Eleazar Falione (Lima, Perú), Alberto Alvarez Boettinger (México), Alfredo Osono (Uruguay), Luis Silva (Brasil), Juan Ubaldo Carrea (Argentina), Julio Peñalver (Venezuela), Armando López de León (Guatemala), Alvaro Darío (Brasil)n y J. Edgar Hoover (de Washington, EE.UU.).

Nos cabe hacer resaltar, que en este Primer Congreso es donde se unieron por primera vez tres ciencias, tales como el Derecho, la Medicina y la Odontología, donde en su discurso inaugural del Congreso el Dr. Castroverde entre otras amplias consideraciones, nos dijo: “Hablemos de todo aquello que deseamos hablar, de señalar las nuevas recetas o lineamientos en las ciencias, ya que es la primera vez en la historia que se reúnen abogados, médicos y odontólogos de 19 países, para resolver sin dudarlo trascendentales problemas que incumben a estas tres profesiones”, y nos agregó en su amplio documento, “necesitamos crear y crearemos escuelas y todo lo que fuera necesario para la profundización de cada especialidad, por ser evolutivamente necesario para la sociedad y la justicia”.

En la sección de Odontología Legal expusieron como verdaderos pioneros de la Odontología Forense la Dra. Aida Illueca de Panamá, y su tema fue “La determinación de la edad por el aparato dentario”; luego el Dr. Castroverde presentó su trabajo titulado “La determinación de la edad por el órgano dentario y su valor ante la ley”, y cita a su vez a verdaderos precursores de la Odontología Forense como Oscar Amoedo, Valdez, Luis Silva, López de León, Ubaldo Carrea, Peñalver, Zachinsson, Taymar, Tatá, y Martínez Gorza quienes fueron los verdaderos conocedores de estos secretos de la hoy Odontología Forense, poniendo su granito de arena para la determinación de la edad, la identificación desde la vida intrauterina hasta muchísimo después de la muerte, y es así como luego aparece Magistot con sus tablas antropológicas, Amoedo y Frizzi sobre las Sinastosis o suturas craneanas, Castroverde nos habló del agujero mentoniano y el ángulo mandibular, también de las abrasiones fisiológicas, las facetas de contacto de las piezas dentarias, las cámaras pulpares y su evolución con el tiempo, según la edad de las personas, etc.

Luis Silva nos brindó las pautas para la determinación del feto a término, nos habló del índice mandibular, según los adultos, jóvenes, niños y fetos, y nos brindó una clasificación de las rugas palatinas y su trascendental importancia para la identificación de las personas, que hoy pasaron a ser otro de los procedimientos propios de la Odontología Forense.

El Dr. López de León de Guatemala, nos habló de una Ficha Odontológica, también nos brindó y sugirió un método rugoscópico para la identificación, clasificó el rafe medio y sus líneas directrices, brindándonos un Estomatograma, como también lo hiciera el Dr. Luis Silva de Brasil. También nos habló sobre los puntos de calcificación del maxilar inferior para la determinación de la edad.

El Dr. Raúl Muñoz Inza, nos habló sobre la embriología dentaria, también sobre los desgastes fisiológicos por la masticación, las facetas de contacto según la edad y los regímenes de alimentación.

El Dr. Peñalver Julio nos dejó conjuntamente con el Dr. Davenport, temas referidos a la ficha odontológica sugiriéndonos una esquema dentario y la importancia en los casos de incendio como aquel famoso del Bazar de la Caridad, también de la osificación de los maxilares, el Dr. Palmero Herrera de Perú, también se refirió a una Ficha Odontológica, dándole un valor jurídico como verdadero documento, también nos brindó conceptos sobre sexo, raza y talla, y en signos particulares según las profesiones u oficios, y en especial se refirió a los procesos patológicos de los individuos con tendencia a delinquir, degenerados, y nos enumeró los profesionales dedicados a la Antropometría, entre ellos el Dr. Ubaldo Carrea de Argentina.

Después de haberles detallado brevemente, el Dr. Claudio Martins Santos de Brasil, se refirió a la importancia del registro del paciente, y presentó también un esquema dentario que dio lugar después a la presentación de muchos y diferentes esquemas dentarios y sus respectivos autores (Ver Registro del Paciente), y nos habla de las pautas de las fichas dentarias, todavía no se hablaba de la Notación Dentaria.

Pasaron así los años y numerosos autores se ocuparon después de los tipos de Fichas, de las Notaciones Dentarias, de las Referencias y Esquemas Dentarios, hasta llegar al día de hoy donde propongo mi Ficha Odontológica para el práctico general (Ver Ficha Odontológica).

También posteriores a ello, apareció Vicente Bertini y su libro sobre “Identificación e Identidad”, como también Vicente Bloise con su libro sobre Odontometría titulado “La identificación humana por el sistema maxilo mandibulo dentario”, también profundizaron sobre otros de los procedimientos propios de la identificación de las personas que son “Las Mordeduras”. Tomó tanto auge la Odontometría que el Dr. Ubaldo Carrea de Argentina se permitió decirnos que “los dientes humanos guardan relaciones precisas e inconfundibles entre si, sus medidas, sus formas, son siempre proporcionales al sujeto, el largo, el ancho, y el alto de cada diente, es proporcional al diente vecino, es proporcional al conjunto que forma el arco dentario, es proporcional a la cara, a la cabeza, y al sujeto en total”.

Como podemos observar que algunos entre otros de los odontólogos mencionados, fueron los verdaderos pioneros de esta novel y maravillosa especialidad, hoy rama de la Odontología, y en lo referido a uno de sus procedimientos propios de la Odontología Forense, la Ficha Odontológica, que podrán observar las numerosas sugerencias de los diferentes autores, no solamente sobre la forma y tamaño de la Ficha, sino también las propuestas sobre Esquemas, Sistemas de Anotación, referencias dentales existentes, etc. Es por ello que nosotros nos hemos tomado el trabajo en la Cátedra de Odontología Legal, Historia de la Odontología y Economía Odontológica de la Facultad de Odontología de Córdoba, República Argentina, de sugerirles para el práctico general de la Odontología una Ficha que si nos avenimos a su utilización universalizándola pasará a ser el registro gráfico de la Odontología para el bien de la sociedad, y yo me voy más alla, para el bien de la humanidad, con las características particulares y trascendentes de valernos de referencias mediante signos, que pueden ser naturales o artificiales, naturales como el humo, y artificiales con los colores como el rojo por ejemplo que se ha universalizado en el mundo como peligro, sin dudarlo estos signos universales son los que nos brindaron sus mejores frutos por su importancia jurídica para la utilización en la Ficha Odontológica, en los diferentes fueros, ya sea el penal, el civil, el laboral, etc. a tal punto que de existir un siniestro en países de otros idiomas, si nos avenimos a su uso, nos sería muy fácil la identificación de las personas; por eso la insistencia en su universalización y utilización para el práctico general, así como lo hicimos con el Sistema de Anotación que fue unificado, y lograremos entonces sin saber idiomas poder identificar a las personas.

Después de aquel encuentro Panamericano realizado en La Habana, Cuba, fueron muchos los profesionales que se dedicaron a la Odontología Forense, como verdaderos pioneros entre los que podemos mencionar entre otros muchos más al Dr. Juan Ramón Beltrán y su libro titulado “LA Medicina Legal para la enseñanza de la Odontología Social y Legal”, el Dr. Balthazard y su texto “Medicina Legal”, el Dr.Alfredo Buzzo y Miguel Fernando Soria sobre Toxicología, el Dr. Nerio Rojas, el texto “Medicina Legal”, el Dr. Edward y Ryan y su texto “Fundamentos Psicobiológicos en Odontología”, los Dres. Williams R. Cinotti y Arthur Grindes y su texto “Psicología aplicada a la Odontología”, el Dr. Emilio Federico Pablo Bonnet y su texto “Lecciones de Medicina Legal”, el Dr. Vicente A. Bertini y su texto “Método Argentino para la valuación legal del aparato dentario”, la Dra. Elida N. Briñon y su libro “Odontología Legal y Práctica Forense” y mis trabajos realizados sobre Ficha Odontológica para el práctico general.

Así es como entre otros numerosos autores, que sugirieron en sus trabajos esquemas dentarios, fichas, sistemas de anotación, referencias, etc. llegamos a nuestros días, contando con instituciones a nivel nacional como SADOL, Sociedad Argentina de Odontología Legal, hoy filial de AMFRA, Asociación Médica Forense de la República Argentina, y la latinoamericana como SOFIA, Sociedad de Odontoestomátologos de Iberoamérica, que tendrán que redoblar sus esfuerzos como instituciones nacionales y latinoamericanas para que vuestras inquietudes y muchas más logren cumplir con aquellas metas señaladas por estos precursores.

Por ello es que ya en el tercer encuentro de SOFIA en la República de Chile, en el mes de septiembre de 2011, unificaron conceptos y se llegó a establecer un protocolo y también para mayor efectividad y provecho una Ficha Odontológica para el Odontólogo Forense, que vemos con beneplácito, pero no dejaremos de insistir en lo sucesivo en la implementación de una Ficha Odontológica para el práctico general como la de mi autoría que venimos proponiendo desde hace varias décadas, más allá de las existentes y las necesarias para las diferentes especialidades de la Odontología (Ver Registro del Paciente).


Reflexiones Finales:


Hoy aprendí

Que la mejor manera de apreciar algo, es carecer de ello por algún tiempo.

Que nada de valor se obtiene sin esfuerzo.

Que si mi vida está llena de fracasos es porque no estoy ocupándome lo suficiente.

Que cada cosa que logre lo había considerado antes como algo imposible.

Que la honestidad es la mejor propaganda.

Que sólo vale el ser y no el parecer.

Que debo ganar el dinero antes de gastarlo.

Que el ocio es como el ácido, destruye el recipiente que lo contiene.

Que planear una venganza sólo permite que las personas que nos hirieron lo hagan por más tiempo.

Que las profesiones médicas no son para el lucro, sólo un medio de vida enmarcado en principios éticos, morales, sociales incólumes para vivir dignamente.

Que las corporaciones monopólicas destruyen el seno de las sociedades hasta la misma Constitución Nacional.

Que el plebiscito es un derecho constitucional de todo ciudadano.

Que callarse cuando se destruye el poder académico de las enseñanzas en sus diferentes estamentos es un delito.

Que desvirtuar la verdadera democracia, la participativa e igualitaria, con mayorías absoluta es corrupción.

Que desvirtuar los fines o fundamentos por los cuales fueron creadas las instituciones profesionales es corrupción y no evolución.

Que no debo dejar de mirar hacia el futuro.

Que no debo valorarme sin sobreestimarme.

Que debo darme ánimo y pensar que todavía hay:

Muchos buenos libros para leer.

Puestas del sol que ver.

Estrellas que admirar.

Amigos que visitar.

Sonrisas que regalar.

Pensamientos que expresar.

Un amor que descubrir.

Un día, un lugar y un momento.

Hoy aprendí que todavía tengo mucho que aprender.
.
Torno a pedal.
.
Sillón dental.

Posición incorrecta de trabajo.

Asistente del Odontólogo.

Posición inadecuada de trabajo del Odontólogo.
.
Posiciones adecuadas de trabajo.

Prof. Coromina y su equipo de trabajo, Facultad de Odontología, U.N.C.

4 comentarios:

Federico A. dijo...

Soy estudiante de Odontología en la UNC y me pareció muy interesante este sitio. Voy a seguir visitándolo. Felicitaciones!!.

Prof. Dr. Héctor José Ceppi dijo...

Muchas gracias Federico por tus conceptos. Estamos a tu disposición para cualquier consulta.

Renata Ceppi dijo...

Renata Ceppi y flia.:
Gracias papà por todos tus conceptos y la enseñanza de tantos valores. Segui siempre con tu gran compromiso profesional y legando toda tu sabiduria.Te queremos mucho.

Prof. Dr. Héctor José Ceppi dijo...

Con el orgullo de ustedes y el agradecimiento, seguro estoy que voy cosechando lo que le hemos inculcado desde nuestro matrimonio.