BIENVENIDOS

Deseo agradecerles la deferencia de acercarse a este espacio que constituye un avance profundo en el amplio campo de la Odontología Forense. En este sitio van a encontrar una modalidad de acción en cada caso que, puede rozar lo particular e inédito de los procedimientos para arribar a la conclusión de que la Odontología en general ha dejado de ser la hermana menor de la Medicina por haberse transformado en una ciencia autónoma por contar con procedimientos propios, fundamentación metodológica rigurosamente científica y de una indiscutible y trascendental proyección social, pasando a ser así definitivamente una rama de la Antropología como lo es la Medicina, entre otras. Y más precisamente en el campo de la Odontología Forense se abre un camino infinito, como una verdadera especialidad, dentro de la currícula del Odontólogo. Los invito amigos lectores a que transitemos juntos este maravilloso y próspero camino.



Prof. Dr. Héctor José Ceppi

SUGERENCIAS PARA LA REESTRUCTURACIÓN DE POLICÍA CIENTÍFICA Y OTRAS CONSIDERACIONES EN EL ÁREA DE ODONTOLOGÍA FORENSE

Socorriendo siempre al inestimable valor que nos presta la historia, diremos “que esta nos permite rememorar el pasado, actuar con ajustado criterio en el presente y proyectarnos con mayor efectividad y provecho en el futuro”. Esta reflexión nos sirve para exponer como colaboración algunas modificaciones según mis conocimientos en el accionar del equipo de trabajo de Policía Judicial que, a mi criterio, abarca el Cordón Criminológico real y virtual, como lo dejado explicitado en mis libros; porque tengo la plena convicción que el bien social es el bien supremo y que sólo con el disenso en plena democracia aquella que sea participativa e igualitaria, no de mayoría absoluta, porque esto huele a autoritarismo, nos dieron la experiencia negativa democráticamente hablando, no se llega al consenso y son estas fundamentaciones entre otras indiscutibles que me animan el espíritu para sugerir entre otros estamentos sociales, que la Policía Judicial cuente con un equipo donde no pueden, según los casos especiales, ninguna de las ciencias tributarias de la Criminología y Criminalística dejar de consultarse.

Es por ello que aspiro dejar aclarado el concepto que, cerca del año 1992 titulado “La crisis argentina: Su salida en algunos estamentos sociales”, y en especial sobre el Cordón Criminológico real y virtual. Si recurrimos a la etimología de la palabra virtual encontramos que significa “producir un efecto aunque éste no se produzca, eventual, posible” y lo puntualizo porque en numerosos casos que tuve que actuar como Forense y otros accidentales sumado a una experiencia esperanzadora, nos libraríamos de las dudas que siempre dejan como dejo de nebulosas en las mentes de los ciudadanos las actuaciones en los casos policiales y judiciales, y especialmente, en los reincidentes por su alto porcentual de aquellos que fueron liberados como si la justicia quedara a medio camino de andar.




Sólo pretendo al abordar algunas sugerencias relacionadas con el estamento de la Policía Científica de Córdoba o Judicial, y después de haber transitado colaborando en muchas oportunidades como odontólogo especializado en el campo de la Odontología Forense, como podrán corroborarlo a través de este blog, donde emergen algunas propuestas que me permiten explayarme en el concepto de una verdadera adecuación o transformación de las estructuras que conforman esta especialidad, como verdadero estamento social puesto al servicio de la justicia y sociedad toda.Así fue como veíamos al oficial a la par de la víctima, obstruyendo la vista de nosotros que estábamos fuera de la casa y al agente, deambulando por todas las demás habitaciones. Al llegar los efectivos de Policía Científica, los cuales me unía cierta amistad por colaborar con ellos, me preguntaron de qué se trataba. Luego, al retirarse los efectivos de policía administrativa como corresponde al oficial en la puerta de salida se le cayó un collar que llevaba en sus manos y otros elementos, y le dije “Jefe, se le cayó el collar” que tenía una medalla grande y un crucifijo.

Pasaron los días y cuando regresó del Japón su hija, le contamos lo sucedido y nos dijo que cuando le preguntó al hermano sobre las alhajas y algunos otras pertenencias, de las cuales no eran pocas las que tenía, muchas de valor real y otras afectiva, que a él no le habían entregado nada.

No sería lógico, bien lo sabemos, juzgar a todos por las actuaciones de algunos, porque la mayoría lo hacen con dignidad; pero no olvidemos que no sólo hace falta parecerlo sino serlo, y que todos somos buenos pero si nos controlan seremos mejores. Todo lo contrario, su cedió cuando falleció un familiar en el Hospital Rawson de mi ciudad, que al concurrir lo primero que se hizo fue entregarnos anillos, relojes, y otras pertenencias y nos hicieron firmar un acta de lo entregado.

Por estos casos y otros similares es que seguiré sugiriendo que se debe nombrar en lo posible cuando actúa policía administrativa por lo menos a dos veedores que luego firmarán el informe preliminar, y siempre actuando atrás del Cordón Criminológico que ni siquiera el mismo juez actuante puede violar, es decir puede estar en el Cordón virtual que a mi criterio se extiende desde atrás del cordón real hasta la reinserción definitiva del liberado, familiar y socialmente, con el seguimiento como lo he sugerido en mis libros.

No son pocos los casos que Policía Judicial tiene que recurrir a los conocimientos especializados de los odontólogos forenses, que a medida que avanza la sociedad en su evolución, se hace más necesario el concurso o colaboración de los odontólogos forenses, no solamente en los casos de identificación humana, sino también para dilucidar casos especiales como ser para la determinación después de varios años transcurridos de la víctima si se trata de violación o estupro (Ver Caso para determinar la edad en presunta violación o estupro), sino también para la determinación de la paternidad por contar la Odontología con un sinnúmero de elementos de incuestionable valor científico y comprobables, para la determinación de la paternidad. Así como una madre después de 11 años sin haber visto a una de sus hijas trillizas, posteriormente a un desgraciado acontecimiento, un rapto seguido de violación y muerte, pudo decir con sólo observarla en los medios de comunicación, “Candela es una de mis hijas, que nunca me dijeron que eran tres, cuando nacieron”. Me refiero al Caso Candela. Si con sólo ver una persona se puede determinar la paternidad, qué hablar de los cuantiosos métodos y procedimientos con que cuenta la Odontología Forense para abordar este específico capítulo.

Después de esta reflexión, para qué vamos a hablar del amplio campo para establecer los daños y valoración de los traumatismos en el Macizo Dento Máxilo Facial en accidentes de trabajo o de tránsito, tan frecuentes en estos tiempos.

Estos fueron entre otros muchos más, las argumentaciones que oportunamente le hiciera llegar a Policía Judicial de crear el Departamento o Sección de Odontología Forense, con la finalidad de formar odontólogos en esta verdadera ciencia forense, desde la misma Policía Científica, comprobante que podrán ver también en este blog.

Al poco tiempo de haber notado Policía Científica de esa indiscutible necesidad, fue nombrado un odontólogo Marcos Pastrello, quien comenzó sus funciones sin concurso previo como se debería haber realizado. Permaneció un par de años en su función, y los mismo me solían aún así consultar para algunos requerimientos como lo podrán corroborar en el Caso Machado, y es aquí donde pretendo puntualizar estas sugerencias. Al poco tiempo, al odontólogo Pastrello lo trasladan al Instituto de Medicina Forense o Morgue, es decir, se lo fue alejando cada vez más de poder actuar ya y ahora, como las circunstancias lo determinan, lo que me permite insistir una vez más:

1) Es imprescindible que Policía Judicial cuente con un Departamento de Odontología Forense.

2) Que el odontólogo forense debe cumplir sus funciones en la sección o departamento de Policía Judicial, para actuar ya y ahora en el lugar del hecho, para evitar inconvenientes comprobables científicamente.

3) Se hace imprescindible de trabajar en un equipo interdisciplinario en concurso con las demás especialidades de Policía Científica.

4) La Morgue o Instituto de Medicina Forense, y los hospitales, son para el odontólogo forense, otros pasos de sus investigaciones pero posteriores.

5) Otro de los pasos posteriores es cuando se los convoque a los odontólogos en los tribunales, pero como ustedes verán, cada vez más allá y ahora como lo determinan las circunstancias.

Son numerosos los casos judiciales en el ámbito de la provincia de Córdoba, que por falta de actuación inmediata, como lo sugiero de un verdadero equipo de investigación, en el cual nunca debe faltar un odontólogo forense, puesto que son muchos las pruebas irrefutables científicamente que se pierden para que los jueces puedan suministrar justicia. Bástenos los ejemplos en los casos expuestos en este sitio, y si le sumamos el Caso Dalmasso, cuya autopsia por Policía Judicial fue realizada días después de su fallecimiento o muerte, presentando el cadáver señales o indicios de tener traumatismos en un pecho y en el tórax, que podrían haber sido realizados por la acción de mordeduras humanas, como así también en las zonas pudendas.

Al consultarte después de varios días sobre el caso al Odontólogo Pastrello, a quien me une una amistad particular, me dijo que él no la había visto, entonces, es aquí justamente cuando se cumple aquello de que “el tiempo que pasa es la verdad que huye” y la necesidad indiscutible que actúe el equipo de Odontología Forense, conjuntamente con otra ciencia tributaria de la Criminología y Criminalística, y para qué vamos a hablar del caso de García Belsunce, miren si un odontólogo no iba a poder dilucidar científicamente de las características de un traumatismo en el Macizo Dento Máxilo Facial.

Bástenos estos simples ejemplos para hacer denotar la necesidad imprescindible de lo sugerido, porque en muchos de los peritajes realizados lo he tratado de puntualizar en este blog. Para qué vamos a hablar de la Policía Administrativa o Preventiva, de los pasos primeros en los casos requeridos que lo he tratado de desarrollar en este blog, al hablar del Cordón Criminológico y su división que la hago personal dividiéndolo en Real y Virtual, y sobre todo, puntualizando en algunos casos la conducta a seguir hasta la espera de Policía Científica, donde en un caso particular que tuve que presenciar las irregularidades que se realizaban por no contar Policía Administrativa con un protocolo especial en estos casos, es por ello que los invito a ver un caso donde podemos comprobar la actuación de Policía Preventiva y Judicial.

Pero solo me abarcaré en esta oportunidad al fallecimiento de una vecina que vivía al frente de mi domicilio, la cual tenía dos hijos, el varón médico que residía en la ciudad de Junín, provincia de Buenos Aires y la hija, en la república de Japón, personas que me unía una amistad casi familiar. En el fondo de esa casa, se alquilaba una pieza a un señor, cuya entrada era por un pasillo separado del resto de la casa. Una mañana el inquilino se cruzó a nuestro domicilio manifestándonos que al observar desde el jardín se veía a Doña Adela tirada en el piso de la antecocina, al verificar lo dicho decidimos romper una ventana que quedaba al fondo de la casa, y así constatamos el fallecimiento de la señora. Llamamos a Policía Administrativa, concurriendo un oficial y un agente, ya en ese momento éramos varios los vecinos que estábamos reunidos, nadie podía acceder al lugar del hallazgo para tratar de que no se tocara nada, y marcar el Cordón Criminológico real. Al solicitarle al oficial de policía entrar no se me permitió, siendo que en estos casos y otros similares, se debe nombrar por lo menos a dos personas para supervisar todo lo actuado por Policía Administrativa como testigos, que después con los demás pasos dados por el oficial, elevar a la superioridad todo lo actuado y firmado por los dos testigos.

Mi experiencia y trayectoria me exigen no dejar pasar por alto la imperiosa necesidad de que Policía Judicial cuente con un equipo de trabajo donde no debe faltar un odontólogo Forense para que actúe en determinados casos y en especial, ya y ahora, de inmediato y no al año y nueve meses o a los 45 días después de haber encontrado un cadáver. Existen rastros que sólo los odontólogos pueden dilucidar y así, identificar a los autores, como en muchos casos conocidos.

Es por ello que urge la necesidad de que Policía Judicial cuente con un equipo completo y no sólo en casos donde existan víctimas sino también para la evaluación del Macizo Dento Máxilo Facial de los daños en los casos de accidentes callejeros o laborales. Fue así que por estas motivaciones el Dr. César Bini, elevó una nota a las autoridades superiores para que esto se concretara.
MISCELÁNEAS DE MI PASO COMO COLABORADOR DE LA JUSTICIA EN POLICÍA JUDICIAL.


El Odontologo y su Campo de Acción
desde el Punto de Vista Jurídico






















EFECTOS ADVERSOS DE LA MISERIA POLÍTICA QUE DAÑAN TODA LA SOCIEDAD. 

CONFIGURANDO LA FIGURA JURÍDICA DE COHECHO


               Hasta el año 1991 y después de seis años de haberse creado la Policía Científica Judicial de Córdoba, el Prof. D. Héctor José Ceppi como profesor titular por concurso de la Cátedra  de Odontología Legal, Historia de la Odontología  y economía odontológica como así también Profesor de Constitución Nacional y Derechos Humanos, era convocado sistemáticamente para dilucidar los Casos Jurídicos, por sus conocimientos, puesto que no existía La Carrera de Odontología Forense, como en la actualidad; casos jurídicos no dilucidados hasta esos momentos. Casos que se pueden leer en su blog: http://casos-drceppi.blogspot.com.ar/ .

           Motivos por el cual el Dr. Julio Cesar Beni, médico forense de la Institución, resolvió solicitarle a las autoridades debido a la imperiosa necesidad de contar en el cuerpo profesionales especializados en la materia y al mismo tiempo tratar de formar una dependencia de dicha  especialidad, sugiriendo a su vez la capacitación  de Empleados Policiales Odontólogos. (ver nota del 28 de noviembre de 1991). 

              Después de las Jornadas Provinciales de Criminología y Ciencias Afines, realizadas en la Ciudad de Alta Gracia, cuyo coordinador general fue el periodista Eduardo P. Castillo Páezcon fecha del 2 de Diciembre de 1992, el Prof. Dr. Héctor José Ceppi  eleva al Dr. Dardo Donald Patiño directos de Policía Judicial la nota presentada por el Dr. Beni, presento un programa Teóricoy otro Practico con la finalidad de formar Odontólogos con conocimientos básicos e indispensables sobre Odontología Forense, pasando a ser el primer programa de Odontología Forense del País. En esos años se presentó  un problema Jurídico con el Banco Social de Córdoba, donde fueron imputados, el Sr. Gobernador y el Sr. Pompas, directos del Banco; en cuyo caso cayó sobre el Juez Pastrello, siendo presidente del Superior Tribunal de Justicia el Dr. Roberto Laustau Bidaut , a quien el Sr. Intendente Prof. Dr. Américo Martí le hace llegar palabras de mi recomendación con fecha de Junio de 1992, lo mismo aconteció con el Fiscal General de la Ciudad de Córdoba Dr. Alberto Sayavedra  con fecha de 28 de enero de 1992. (ver comprobantes). Justo ese año se recibe de Odontólogo Cesar Pastrello, hijo del Juez que llevaba la causa del Banco Social, motivos que dieron lugar para que se lo nombrara en ese cargo, un verdadero cohecho, justo cuando el Poder Académico  de nuestra Facultad de Odontología cayó abruptamente, materias por cuatrimestre como Anatomía, estudiándose por apuntes; Ortodoncia solo diagnóstico y también en un cuatrimestre etc..es decir las diferencias de conocimientos, trayectoria y títulos eran siderales.

                    No obstante el Odontólogo Pastrello nombrado en la Institución, me seguían requiriendo, convocándome, por lo que me observaron en algunas de las autopsias, trabajando juntos y trabajando sin cobrar un centavo porque en esos casos y momentos era un honor por ser Profesor Titular de Legal, servir a la Justicia sumado a una promesa en los casos solo de identificación humana por el infortunio padecido por mi hija Gabriela Ceppi y gratitud a la Policía por la captura del criminal y en especial por el Comisario Campos y Ponse por el trabajo realizado para la dilucidación del caso. Un ejemplo fue el caso Muriel, que estando nombrado el Odontologo Pastrello fui convocado. (ver en mi blog), que después de varias actuaciones sobre la peritación, visitamos los Odontólogos en la ciudad de Villa Allende, que habían sido mis alumnos, donde se hacía atender la víctima y una noche esperando una comunicación con su hermana, que se había recibido conmigo de Odontóloga como mi alumna, que vivía en España, esa noche continuo Pastrello con él.

                Al poco tiempo, alrededor del año 1994 se dicta en la ciudad de Tucumán la carrera de Odontología Forense, como organizadora la Dr. Fernandez, es decir los primeros pasos fueron realizados sobre la especialidad de Odontología Forense que el programa elevado a Policial Judicial de Córdoba que no se concreto por el nombramiento político del Dr. Cesar Pastrello, de donde emerge el titulo, La Miseria Política !!!! que en la mayoría de los casos retrasan la evolución de la misma sociedad.

                   Quiero manifestar que la amistad con el Dr. Cesar Pastrello en ningún momento se distorsiono, incluso luego hicimos homicidios dolosos juntos con el equipo de los desaparecidos y también cuando alquilaba autitos a batería en una plaza de barrio General Paz, el Dr. Pastrello llevaba sus hijos.

La historia es una sola, al igual que la verdad. (ver comprobantes adjuntos).


Prof. Dr. Hector Jose Ceppi




CUANDO POLICÍA JUDICIAL ME QUISO INCORPORAR EN SUS FILAS POR LAS INVESTIGACIONES REALIZADAS HASTA EL MOMENTO.



EL PROGRAMA PRESENTADO EN ORGANISMOS OFICIALES ES EL PRIMERO PARA LA FORMACIÓN DE ODONTÓLOGOS FORENSES, DEBIDO A QUE NO EXISTÍA LA CARRERA PARA DICHA ESPECIALIDAD.
.

(Para ampliar la imagen, hacer Click sobre la misma).



















Jornadas Provinciales de 
Criminologia y Ciencias Afines












Recomendaciones del Sr. Intendente de la Ciudad Dr. Americo Marti, al Sr. Presidente del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia, al Sr. Fiscal General de la Provincia recomendando para la inclusión en el Curpo de Policia Cientifica 



Es así, como también elevé en su oportunidad al Sr. Subdirector de Policía Judicial Santiago I. Ortega, un Programa Teórico de 25 bolillas y una Nómina de Trabajos Prácticos de 10 items, para la formación de especialistas en Odontología Forense. (Esta nota fue elevada a Policía Judicial el 16 de abril de 2004).

Anteriormente, con fecha 3 de diciembre de 1992, le había elevado al Sr. Director de Policía Judicial Dr. Ruiz, una nota en donde le recalcaba la necesidad imperiosa de trabajar en equipos y que en estos no faltara ninguna de las ciencias tributarias de la Criminología y la Criminalística, y en especial un odontólogo forense.

Estas propuestas fueron escuchadas y al poco tiempo nombraron al odontólogo Marcos Pastrello que después de un tiempo pasó al Instituto de Medicina Forense (Morgue) y hoy pareciera alejarlo más, lo trasladaron a los tribunales; y a veces los casos le llegan a los 8 días o nunca como en el caso Dalmasso de Río Cuarto que luego nos referiremos en especial, donde las huellas dejadas en el cuerpo de la víctima después de tantos días desaparecen. No olvidemos que el tiempo que pasa es la verdad que huye.

Se hace necesario no dejar pasar por alto el hecho de que en décadas anteriores la Facultad de Odontología tenía una currícula donde formaban a sus profesionales en forma integral, fácil de poder acceder a una especialidad como la de odontólogo forense. Hoy el número de alumnos ha determinado que el poder académico llegue a lo mas bajo de lo que pudiera pensarse, bástenos sólo un ejemplo, Anatomía una materia básica de la carrera igual que otras, se estudia por apuntes sólo cabeza y cuello y en un lapso que no exceden los cuatro meses, siendo que antes se exigía el estudio a través de libros como Testut, Rugbier, Cunningan, Fracassi Sistema Nervioso, etc. que con sólo ver una fotografía ya no nos olvidábamos más de lo que se trataba. Así fue como se perdió el poder académico. Pero por si todo esto fuera poco, también cambiaron las funciones de las instituciones odontológicas por las cuales las habíamos creado, de las cuales fui fundador de la mayoría de las existentes a nivel local, provincial y nacional, excepto del Círculo Odontológico de Córdoba del que integré la Comisión Directiva en varios períodos, intendente de jornadas odontológicas hechas por la institución y auditor de las mismas. Bástenos un solo ejemplo, Federación Odontológica de Córdoba que la creamos como sindicato para defender a los odontólogos a nivel provincial se transformó en un ente profesional porque hicieron contratos con mutuales y obras sociales, sindicatos, etc.

Ustedes podrán darse cuenta cómo se aprovecharon de la incipiente democracia para irla desvirtuando, llegando a lo que yo tipifico como corrupción estructural, propias de un liberalismo descontrolado. Todo lo manifestado fue sucediéndose a pesar de que ya habíamos fundado SADOL Sociedad Argentina de Odontología Forense, para la formación de odontólogos en esta especialidad, realizándose varias jornadas donde nos nutríamos con conocimientos de esta amplísima rama de la Criminología y Criminalística. Al poco tiempo, en la ciudad de Tucumán la Dra. Fernández, titular de Odontología Legal, había creado la carrera de especialistas en Odontología Forense, donde egresaron 13 odontólogos, que luego tuvo que suspenderse por falta de formación básica como lo expliqué anteriormente, cuya formación es inadecuada para la formación en la especialidad que estamos tratando.

Parecería que el liberalismo disfrazado de democracia ya comenzaba a hacer sentir sus garras perniciosas, como si la Constitución Nacional sólo pasara a ser un catálogo de buenas intenciones, y así observamos listas sábanas, mayorías absolutas, poderes especiales para el manejo de los dineros, el antifederalismo, el partidismo, del pensar distinto ser enemigo de los gobiernos de turno, la Apocalipsis si cambia el gobierno, la falta de independencia de los poderes del Estado, los candidatos testimoniales, etc. contradiciendo la propia Constitución Nacional Argentina.

Es así como fuimos perdiendo el rumbo, pero como existen gracias a Dios verdaderos demócratas, más allá de algunas filosofías políticas, que quedaron encerradas en sociologías retrógradas; así fue como también la Sociedad Argentina de Odontología Forense 
después de un lapso de varios años sin realizar encuentros SADOL; el Dr. Marcelo Gonzales realiza en la Ciudad de la Rioja otras jornadas de SADOL junto a AMFRA donde nos reencontramos con el verdadero pionero de SADOL el Dr. Gervacio Sanches primer presidente de SADOL con quienes disertamos en forma separada temas de Odontología Legal y Forense; reanudándose así nuevamente y asiduamente las jornadas de SADOL.

 Asociación Médico Forense, que sólo se une el Dr. González de la ciudad de La Rioja (hoy director de Policía Judicial de aquella provincia) donde se hicieron dos jornadas que yo por lo menos ni me enteré, a pesar de haber sido fundador de la misma, pero no obstante todo esto seguimos luchando desde nuestra ciudad para contar en el futuro con especialistas en Odontología Forense. Todo no es apocalíptico y hoy por suerte, en la Facultad de Odontología de Córdoba gracias al profesor Ricardo M. Fonseca, después de no pocos esfuerzos, creó el Laboratorio de Pericias Odontológicas Forenses de la Facultad, haciendo luego cursos para especialistas en Criminología y Criminalística, es decir, formando odontólogos para servir a la justicia y a la sociedad, con el apoyo inestimable del Dr. Eduardo Gasparrini Médico Forense de Policía Federal, quienes en estos últimos años hicieron las X Jornadas Iberoamericanas conjuntamente con las VIII Jornadas Latinoamericanas, las VI Nacionales y la II de Odontología en nuestra Facultad de Córdoba de la cual tuve el privilegio de participar en la misma.

Es por lo expuesto que como impulsor en estos quehaceres y no como un simple pateador me tomo el atrevimiento de reiterarle a Policía Judicial que por concurso incorpore un odontólogo forense en su equipo de trabajo.

Son tantos los casos que podemos citar y que ustedes en esta página podrán verificar donde fuimos requeridos a los 114 días como el caso Fonseca de Alta Gracia después de haber encontrado el cadáver, otro a los 45 días como el caso Algarbe de Pilar, provincia de Córdoba.

No olvidemos que entre otros procedimientos y métodos con los que contamos podemos dar respuestas irrefutables a la justicia y sociedad. Recordemos cuando estaba en vigencia el Punto Final y la Obediencia Debida, el amiguismo, el partidismo y las influencias de ciertos estamentos sociales, como los restos encontrados en el Vía Crucis de Alta Gracia, todo se disipa con el tiempo, como la inublinación que ciertos gobernantes pretenden implantar en las mentes de los argentinos.

Despertemos nuestras inquietudes para que podamos alertar nuestras reflexiones y así lograr determinar un valorado juicio, la independencia de las personas más allá de las normas políticas y sociales, que requiere la evolución de nuestra sociedad, debemos tratar desde nuestro punto de trabajo encausarla por el sendero de una verdadera democracia, siempre pensado en el bien social que es supremo porque sigo pensando que cuando se trabaja con ahínco se logran metas trascendentes. Observemos algunas ciudades de nuestra provincia como Deán Funes, en cuyo Hospital gracias al Dr. Jodar, hoy cuenta con una morgue acorde a la amplia zona de la provincia que abarca con un verdadero orgullo.


LOS DELITOS SEGÚN “LA VOZ DEL INTERIOR” DEL 05/09/10 LLEGARON A 43.633, LOS DENUNCIADOS EN LA CIUDAD DE CÓRDOBA, ARGENTINA


Tema éste que la Odontología Forense en sus amplias áreas que abarca no puede desoír, o del cual substraerse.

Se hace necesario hacer resaltar que existen un sinnúmero de causas concurrentes que lo determinan a estos delitos desde todo punto de vista, como estamentos sociales, que no pretendemos por lo tanto puntualizarlos por ser muchísimos y estructurales, debiéndose sin lugar a dudas a sistemas y estructuras erráticas o anacrónicas, debido a políticas sociales inadecuadas, de acuerdo a nuestros criterios o posibilidades que arrastramos en las últimas cinco décadas; sólo bástenos un ejemplo, el cierre de grandes fábricas como la de aviones que había logrado ampliar la fabricación de motos en autos, luego en aviones, con un personal especializado que llegaron a ser 12.000 personas, más las subsidiarias que no eran pocas. La súbita desaparición de los trenes de pasajeros, dejando a sus empleados en la calle, y como consecuencia numerosos pueblos fantasmas que sumado lógicamente a otros estamentos sociales como también al concepto cabal de matrimonio y familia, como consecuencia de un liberalismo descontrolado, donde a nuestros hijos se le fueron cambiando el concepto de hogar y matrimonio, y si sumados una ausencia de sus tres niveles de enseñanza primaria, secundaria y universitaria, totalmente desvirtuado (solo con ver este blog en la Formación Integral del Auditor Odontólogo), tal vez a ex profeso para inublinar las mentes de los jóvenes implantándoseles que su meta final es el lucro, por sobre todo principio y valores, con un falso concepto de democracia, y no de verdadera como aquella que sea participativa e igualitaria, y para colmo, alejada de todo principio ético, moral, humano y social, con un falso conocimiento de patria, que para peor de los males hasta el servicio militar obligatorio fue eliminado, los militares cuestionados, llegándose a su desmantelamiento en la actualidad, engendrando un verdadero peligro como fuerza de garantía y soberanía nacional.

Como ustedes podrán darse cuenta, son causas concurrentes, que llegan a sorprender a los menos interiorizados, a pesar de contar con un país privilegiado verdaderamente por los recursos con que contamos, como uno de los mejores del mundo, pero hoy vamos como furgón de cola entre otros muchos países.

Pero para ser congruente con mis apreciaciones, sólo desearía despertar las inquietudes, para que sus reflexiones diciéndole a mi modesto criterio que la sociedad ha avanzado como viajando en aquel sugerido por un ex presidente de la nación que nos decía, “llegando a la estratósfera en pocos minutos estaríamos en China o Japón”, mientras que las normas políticas y estructurales sociales van como viajando en carretas pero tiradas por bueyes, que por desgracia las pocas normas de convivencia que existen no se cumplen, igual que las leyes, y cuando algunos gobernantes de la verdadera democracia de estos últimos 50 años lo intentan por factores de tintes políticos y de otras naturaleza, o presiones foráneas, se encargan de imposibilitarnos el adelanto de la marcha del bienestar tal vez por apetencias o confrontación estéril que hacen desaparecer el concepto de patria, como ustedes lo podrán corroborar en el transcurso de los temas que abordo en este blog.

Sin intención de haber abarcado este amplio tema y real panorama degradante de nuestra patria, la Odontología Forense como toda ciencia infinita en su campo nde acción no puede substraerse del tema que nos ocupa, lo que nos permite decir que en nuestra provincia de Córdoba fue creada Policía Científica o Judicial y que en sus primeros años podrían cubrir la totalidad de los casos necesitados, con la convocatoria de todas las ciencias criminológicas que se necesitaban, es decir nada se perdía formando equipos interdisciplinarios según lo necesitado que aconteciera en el ámbito provincial, en cambio hoy de 1800 casos solo actúa Policía Judicial en 400 casos, estadística ésta otorgada por el programa televisivo ADN de Canal 10 de Córdoba, conducido por el Dr. Hairabedian y el periodista Tomás Méndez, por no haber crecido Policía Judicial como lo demanda en la actualidad la sociedad; se hizo todo lo contrario, por ejemplo: Desapareció el asesoramiento del odontólogo forense que actuaba ya y ahora, que es y era un verdadero anhelo y preocupación nuestra, que ni siquiera se llegó a formar más odontólogos forenses ni la creación de la sección o departamento de Odontología Forense, lo que era una aspiración de nosotros. (Ver post precedente).

Se nombró en reemplazo de mi asesoramiento a otro odontólogo, para integrarlo de manera definitiva en el cuerpo de Policía Judicial, que al poco tiempo pasó a la Morgue y hoy a Tribunales II, es decir se lo fue alejando cada vez más y más del ya y ahora, como lo requiere estos casos especiales para actuar, válganos un ejemplo: El caso Dalmasso, recién fue vista por el médico forense varios días después de su muerte, prácticamente cuando todos los tejidos y las evidencias se han transformado, existiendo pruebas irrefutables de quien o quienes las podrían haber realizado; con sólo una impresión de las huellas dejadas por los mordiscones que tenía realizados y hecho los modelos correspondientes en los mordiscos, se podría haber confrontado con los dientes en este caso de su hijo, amigo, esposo, suegro, pintor o quienes estuvieron los últimos momentos de la vida con ella. Nada fue hecho.

Parecería que todo fue consustanciado a ex profeso para ir sepultando la convivencia en injusticia y con más injusticia, además con el agravante que la Facultad de Odontología por citar este estamento profesional prepara hoy a odontólogos cada vez más alejados de las necesidades de sus pueblos, su meta es sólo el lucro porque el sistema de salud que tenemos de prepago no fue reglamentado jurídicamente, cualquiera puede ser efector del sistema de mutuales y obras sociales, en donde sólo procuran estos prestadores sin distinción ninguna que los dineros entren y no salgan en prestaciones, hasta hemos llegado a más de romper con la libre elección de paciente-profesional y viceversa, habiendo prestadores que cubren extracciones y algunas curaciones, prácticamente mutilando a la gente, y los gobiernos solamente preocupados en las reelecciones y hoy para colmo con un grado inusitado de confrontaciones entre los mismos habitantes, además de un bipartidismo con sueldos exagerados, y en lo posible de no poder ser investigado por tener fueros que hoy le alcanzan hasta a los gremialistas y para mayor desgracia no poner el servicio militar obligatorio y en práctica el plebiscito que es un derecho constitucional.

Estas sugerencias sumadas a una formación social de confrontaciones de falta de inclusión social de desequilibrio económico con un costo de vida desequilibrado, y en aumento, con un porcentual alarmante de desocupados, los asentamientos de barrios marginales u ocupas que se matan entre carenciados y los gobiernos, simples espectadores sin actuar, la delincuencia ávida al consumo deliberado de drogas que sumado al descontrol del expendio de psicofármacos, estupefacientes y alcaloides por no existir en el Ministerio de Salud Pública de la provincia el departamento de contralor como en otras épocas con recetas por cuadruplicado haciendo un país sin normas de convivencia y con una población desequilibrada, con futuro incierto y si a todo esto le agregamos las corporaciones monopólicas que han hecho de sus fuerzas el valor de la irracionalidad todo el panorama se nos complica día a día.

Cuántas generaciones tendremos que esperar para salir de semejante calamidad?, hoy transformado en un verdadero lapsus calamis social, que sólo un cataclismo o dolor general, o tal vez lo peor de todo, una dictadura que rompa con toda estructura social y se comience de nuevo de cero, con las contingencias propias de este sistema ya vivido, y esto es puntualizado por que a la Constitución Nacional se la desconoce y los partidos políticos hoy navegan en estructuras sociológicas caducas, ¿se hará posible encausar al país por los senderos de la verdadera democracia y libertad con redistribución racional de la riqueza a pesar del designio del creador de habernos dado todo en el reparto entre los países de los mejores del mundo?.

Despertemos a nuestras inquietudes y meditaciones, que nos permitan alertar nuestras reflexiones y así poder determinar un valorado juicio, desde nuestros lugares de trabajo y accionar social, y recién con espíritu de cambio, alejado de todas mezquindades y enriquecimientos personales desmedidos, recién lograremos tener el orgullo de decir “Para algo me pusieron en este mundo, para alcanzar las metas de la igualdad y solidaridad en un marco de principios éticos, morales, humanos y sociales, para poder después decir gracias por contribuir por encima de toda divisionismo, alcanzar el bienestar que es sinónimo de felicidad en un mundo que nos brinda lo mejor que existe en este globo terráqueo, ¡hoy se rompió el respeto por la vida, del semejante y el personal mismo, que es una de las calamidades sociales peores que se da sociológicamente hablando!”.

Observemos lo que sucede en otros países en casos específicos de catástrofes aéreas, en el mes de octubre se derribó un avión en la República de Cuba, ¿qué actitud se tomó en esta oportunidad cuando por otro lado tienen odontólogos forenses capacitados en la instituciones policiales y de ejército? en estos casos dados de relevancia y catástrofe social, se convocó a odontólogos de otros países, no obstante esta realidad indiscutida lo mismo requirieron de odontólogos de la República Argentina, especialmente de Córdoba, incorporando a dos odontólogos especializados, oportunidad en la que se enviara al Prof. Dr. Ricardo Fonseca, y el contador de SOFIA, Sociedad de Odontoestomatólogos Forenses iberoamericanos. Fíjense ustedes que no solicitaron a la Policía Científica o Judicial por que no tienen un odontólogo forense ni mucho menos un departamento especializado en esta área, como lo venimos sugiriendo hace ya varias décadas, imposibilitando de esta manera que la justicia cuente con especialistas en el área específica para dilucidar la infinidad de casos judiciales que se nos plantean socialmente.

En las décadas del 80 y 90, Policía Judicial en los casos que ustedes podrán ver en este blog, en la mayoría de ellos, hemos sido solicitados a destiempo, pero se convocaba siempre a especializados en Odontología Forense; hubo casos como el de la infortunada Fonseca, María Angélica o Dique San Roque, etc. que fuimos nombrados a los casi 20 meses de producidas sus muertes, y no obstante llegamos a su identificación, quiere decir que si Policía Judicial contara con un departamento o sección de Odontología Forense, desaparecería aquello de los crímenes perfectos y recién el mundo entero podrá decir la República Argentina es un país que cuenta con profesionales capacitados en este campo para servir a la humanidad toda.

Por suerte, además de SADOL hoy un poco resagada como institución independiente por estar absorbida por AMFRA, Asociación Médica Forense de la República Argentina, cuenta con odontólogos dispuestos ya y ahora, para actuar en cualquier caso que sea requerido pero como verdaderos impulsores y no pateadores de una indiscutible evolución social, hoy contamos como lo dijimos con SOFIA que hemos tenido el orgullo de ser solicitado su presidente y secretario para el caso del avión caído en Cuba, a pesar de las distancias. Qué distinto al caso Dalmasso, y cuando esta institución logre la adopción de una ficha odontológica unificada igual que un protocolo y un mejor adiestramiento de sus odontólogos forenses en este amplio campo que les compete, recién podremos decir los creadores y fundadores de las mismas instituciones “Misión Cumplida.



Rememorando la creación de  la Policía Científica o Judicial de la Provincia de Córdoba, se crearon cargos que fueron ocupados por los administrativos existentes que tenían alguna especialidad en ciencias médicas, radiología, fotografía, etc. Estos mismos fueron llevados a concurso y de esa forma se elegían los más capacitados, en especial los médicos que debías ser forenses. Al poco tiempo de funcionar la unidad científica se vieron en la obligación de convocar odontólogos que tuvieran conocimientos en el área forense.
Así fue como, por ser el profesor de la cátedra de Odontología Legal, Historia de la odontología y Economía Odontológica; y dictar la materia sobre Constitución Nacional, quien les escribe Prof. Dr. Héctor Ceppi, fui convocado como perito en más de una oportunidad. Siendo que la especialidad de Odontología Forense no existía en el país, era la persona más indicada para casos especiales; entre ellos el caso de los restos humanos encontrados en el Dique San Roque (Carlos Paz – Córdoba), donde formaron equipos multidisciplinarios de trabajo, y hasta colaboraron antropólogos de norte América.
Tal es así, como debido a los numerosos casos que no llegaron a dilucidar su identificación, decidieron incorporarme en la institución con dos objetivos: El primero, sacar casos acumulados, de los cuales algunos llegaron a los 114 días sin identificar (Ver caso CASO RESTOS HUMANOS DIQUE SAN ROQUE ). En esos momentos en Córdoba, El Dr. Cesar Angeloz era el gobernador, el Dr. Luis A. Saavedra oficiaba de fiscal general del la provincia, y el Dr. Roberto Loustau Bidaut como presidente del superior tribunal de justicia. A quienes el Dr. Americo Martí se digno a enseñarles mis notas, transmitirles mis conocimientos y afectos al respecto, cosa que no era necesaria, ya que por desgracia me conocían por el caso de mi hija Gabriela (Ver Notas adjuntas). En aquel entonces, el Dr. Cesar Angelos y otros habían sido imputados en el caso del Banco Social, y uno de los jueces actuantes en el caso fue el Dr. Pastrello, quien era papá del odontólogo recién egresado, a quien decidieron dar el nombramiento que anteriormente me habían propuesto. No obstante, mientras el odontólogo Pastrello estaba en funciones hicimos trabajos juntos (ver Caso Fonseca), y después como perito de parte propuesto por la Dra. Elda Martinez de la comisión de derechos humanos y la secretaria general del gremio de judiciales, en otros casos, también tuvimos la oportunidad de trabajar juntos (ver caso Andrada y Ripa).. Y el segundo, formar odontólogos con conocimientos forenses y judiciales. Para este último, diseñe un programa con 25 bolillas teóricas y 10 prácticas, este misma daba la oportunidad de esa capacitación a los odontólogos que ya trabajaban en la policía administrativa (Ver Notas adjuntas). Entonces, con fecha del 28 de noviembre, por medio de una nota, se me propone ante las autoridades superiores, para mi incorporación a la fuerza. Y el 28 de diciembre de 1992, les hice llegar por medio escrito, al entonces director de la Policía Judicial, Dr. Carlos Ruiz, haciendo referencia como disertante en las primeras jornadas médicas forenses u jurídicas de la ciudad de Alta Gracia.

 Lo cierto de todo lo apuntado es que el lugar indicado para el odontólogo forense es en policía judicial, porque nosotros según los casos actuábamos “ya y ahora” como lo demanda la justicia. Hasta me han convocado a través de la televisión (Ver CASO OMNIBUS INCINERADO DE RIO CUARTO). Es necesario dar a conocer que en ninguno de los casos requeridos a la identificación de personas nunca cobre un peso, por promesa a mi hija y gratitud a la policía de investigación, a la cual me une una amistad hasta hoy con el comisario Carlos Campos y su colaborador Ponce.

Sí, he cobrado casos en lo civil y laboral, y el dinero para realizar los trabajos como perito me los realizaba en computación el periodista Eduardo Castillo Páez, que vive en la ciudad de Alta Gracia. Los gastos de las investigaciones, viajes y fotografías los cubría de mi bolsillo; y lo que era impresión a color de fotografías me las hacía el hijo del Dr. Camara hijo que trabajaba en la morgue o Instituto de medicina forense. Para cubrir los gastos alquilaba autitos a  batería en la plaza Lavalle, en una primera instancia y luego en la plaza Alberdi en General Paz, a donde me supieron ir a buscar en algunos casos el Dr. Jodano Vini, médico forense de la policía Judicial, y Jodas, como director de la morgue de la ciudad de Dean Funes.








Para reflexionar, al odontólogo Pastrello, luego lo trasladaron a la morgue y después paso a tribunales, es decir no, solamente se formaron entonces odontólogos forenses sino que cada vez más lejos está de actuar “ya y ahora” como debe ser.






Años después se creó en Tucumán la carrera de especialista en odontología forense cuya directora era la Dra. Fernandez. Entonces profesora de Odontología Legal de la Facultad de Tucumán. En la actualidad no se hacen cursos de posgrado en la Facultad de Odontología y en el Instituto de Pericias Odontológicas a cargo del Prof. Dr. Ricardo Fonseca, que en la actualidad se radicó en Temuco, Chile. Cabe resaltar que la formación de odontólogos forenses se capacitan a través de la Sociedad Argentina de Odontologia Legal (SADOL) y (SOFIA) Sociedad de Odontoestomatologo de Latino América, de las cuales yo fui uno de sus fundadores.


Los invito a transitar mi blog para lograr una credibilidad indiscutida en el accionar de la justicia, a través de la Policía Científica o Judicial.

No hay comentarios: