BIENVENIDOS

Deseo agradecerles la deferencia de acercarse a este espacio que constituye un avance profundo en el amplio campo de la Odontología Forense. En este sitio van a encontrar una modalidad de acción en cada caso que, puede rozar lo particular e inédito de los procedimientos para arribar a la conclusión de que la Odontología en general ha dejado de ser la hermana menor de la Medicina por haberse transformado en una ciencia autónoma por contar con procedimientos propios, fundamentación metodológica rigurosamente científica y de una indiscutible y trascendental proyección social, pasando a ser así definitivamente una rama de la Antropología como lo es la Medicina, entre otras. Y más precisamente en el campo de la Odontología Forense se abre un camino infinito, como una verdadera especialidad, dentro de la currícula del Odontólogo. Los invito amigos lectores a que transitemos juntos este maravilloso y próspero camino.



Prof. Dr. Héctor José Ceppi

ODONTOLOGÍA FORENSE Y SU ÁREA ANTROPOLÓGICA



Estudio Medico Legal de los Dientes













Identificación de los Dientes
















Se hace imprescindible que el odontólogo forense tenga conocimientos de Antropología y otras ciencias afines, puesto que las piezas dentarias de los animales racionales como el hombre y de algunos llamados irracionales por faltarle el habla, son en ocasiones tan similares que se los puede confundir. Bástenos solo un ejemplo, el resonado caso de Martita Ofelia Stut, cuando en un horno de cal encontraron piezas dentarias de morfología iguales a los de los humanos, siendo de un carnero. De ahí nace la imperiosa necesidad de que el odontólogo forense conozca profundamente la morfología dentaria normal y patológica. No olvidemos que algunos autores dijeron “Dadme un diente y te identificaré a la persona”, otros van más allá como Vicente Bloise que nos dice “Dadme un pedazo de un diente y te identificaré a la persona”.

Bástenos estos ejemplos expuestos a vuelo de pájaro para convencernos que el odontólogo forense debe ser un conocedor profundo de la morfología dental, al igual que el número de elementos, tanto permanentes como caducos, y así poder comprender recurriendo a la Anatomía comparada para complementación de la amplia área de las mordeduras, por la conformación de los maxilares, número de elementos y disposiciones de los mismos.

Es así como comenzaremos este capítulo dividiendo a los dientes humanos y de animales según la distribución de los tejidos que los conforman, en:

a) Simples.

Esmalte y dentina en su parte coronaria, pulpa en su interior y en la parte radicular, el cemento.

b) Compuestos:

Son aquellos elementos cuyos tejidos dentarios se encuentran distribuidos en forma de capas concéntricas, ejemplo, esmalte, dentina, esmalte, dentina, esmalte, dentina y pulpa, caso típico de algunos felinos.

c) Complejos:

En estos casos el esmalte se observa en forma de figuras irregulares que se entremezclan esmalte, dentina, formando figuras sinuosas, y pulpa, cemento, la parte radicular, como todo elemento dentario, propias de los vacunos.

Después de esta simple clasificación que en algunos casos las podemos observar a simple vista, en especial, en los vacunos, se nos hace imperiosa la necesidad de conocer y porque no avalar la teoría de algunos antropólogos y paleontólogos más hoy que nunca con el avance de la genética y en especial, el ADN, que nos siguen ratificando aquellos que Charles Darwin nos dijo sobre la evolución del hombre, el origen de la especie humana y su historia a través del tiempo.

Es así como surgieron grandes luchas de los humanos, por apoderarse de las tierras, riquezas, a costa de la desesperación y la muerte, que hicieron emerger filosofías teológicas para apaciguar de alguna manera estas verdaderas calamidades. Bástenos algunos ejemplos, los asirios y caldeos, las mezquitas en Córdoba, España por el cristianismo, etc. que por desgracia aún hoy siguen existiendo esas luchas fraticidas. De esta manera surgieron numerosos detractores de las teorías de Darwin como Wilderforce, Huxler, etc. pero es recién en el año 1860 que Darwin publica un libro sobre el origen del hombre, enfatizando que descendemos del mono y puntualizando que los del sexo masculino tenían sus caninos mas grandes que les servían de formidables armas para defenderse. Ustedes podrán darse cuenta cómo la teología también influyó por aquellos años sobre la concepción del origen del hombre, y ponían el acento diciendo “entonces el Génesis sería una fábula de toda la relación con Dios”.

La genética de la mano con los antropólogos paleontólogos, geólogos y muchas otras ciencias afines podrán sin dudarlo desentrañar el misterio de la creación del hombre y su historia, claro está, sin olvidar las dificultades que se les plantearán a aquellos que se embarquen en tal sentido. Pero personalmente sigo acuñando grandes esperanzas, que hasta la Odontología Forense pueda poner su granito de arena, sumando experiencias del pasado, basado en algunos que dicen que los primates llegaron ortogenéticamente al hombre, y así pudiera ser que quedara develada la naturaleza del hombre.

No olvidemos el descubrimiento de los Austrolopitecos del Pitheantropo, el hombre de Java, el de Pekin, el homo sapiens, el eslabón perdido, son motivos para la investigación.

A través de los siglos, siguió el debate sobre el origen de la humanidad, pero ya no tan alejado de la Iglesia, comenzándose a aceptar la teoría de Darwin. Nosotros los odontólogos forenses también buscamos nuestros orígenes, por ahora con la conformación, disposición y número de dientes, y sus tejidos propios, y las posibilidades que nos brindan a través del estudio de la genética, en especial, el ADN, en cuyas manos se encuentra los referentes a dichos estudios en SOFIA, Sociedad de Odontoestomatólogos Forenses Iberoamericanos. Por suerte, ya nuestra Facultad de Odontología de Córdoba, República Argentina, a través del Prof. Dr. Ricardo Fonseca y sus colaboradores, un entusiasta propulsor de la Odontología Forense, nos van llevando sin lugar a dudas a los pasos de hacer cristalizar estas grandes conquistas del hombre en el Laboratorio de Genética de nuestra Facultad de Odontología.

El conocimiento de la Antropología nos ha llevado a los odontólogos a dilucidar las razas, basados en la teoría sobre la Reducción numérica de Booll, que nos dice, “que a medida que avanzamos en la escala zoológica, tienden a desaparecer las piezas dentales de cada serie”, y así observamos en la imagen a continuación que trazando dos tangentes de la primera, segunda y tercera molares por vestibular y lingual, a medida que avanzamos en la escala zoológica el ángulo convergerá hacia distal, mientras que en la raza amarilla serán paralelas, y en la raza negra, hacia mesial.

 El Índice de Brocca es otro método que se utiliza para determinar la raza y lo obtenemos multiplicando el diámetro transverso máximo por cien, y lo dividimos por el diámetro que va desde la Glabela a la Protuberancia Occipital; y de acuerdo a este índice nos da:

1.- Predominio anteroposterior Dolicocéfalo Raza Negra 75.


2.- Predomino transverso braquicéfalo Raza Amarilla 83, 84.


3.- Predomino mesaticéfalo Raza Blanca 76 a 77.

El índice de Flower también nos determina la raza, y se establece multiplicando la longitud de un diente por cien, y lo dividimos por la distancia nasobasal, que está formada por la sutura nasofrontal y el punto medio del borde superior del agujero occipital.

Longitud del diente x 100

------------------------------- = Índice Dentario

Distancia nasobasal

Esto nos permite dividir a las personas en tres grupos:

GRUPO                                       INDICE


Microdonte…………………………………….. .Inferior a 42 Raza Blanca


Mesodonte……………………………………....Entre 42 y 43 Raza Amarilla


Macrodonte……………………………………..Superior a los 44 Raza Negra

Los signos dentarios profesionales son otros de los elementos que manejamos los odontólogos a través de las huellas que dejan en los dientes por hábitos, costumbres, como los fumadores de pipa, las costureras que cortan el hilo con los dientes, los zapateros y tapiceros de antaño que ponían las tachuelas en su boca, los panaderos porque se les va acumulando en la parte gingival de los dientes restos de harina, lo mismo sucede con los carboneros y los azucareros, que dan por circunstancias especiales lugar a las caries gingivales (Ver “Primeras Jornadas Provinciales de Criminología y Ciencias Afines” de la ciudad de Alta Gracia, realizadas el 27/2/92).

Otro signo es el relacionado con la determinación de la especie el método Osteológico, basado en el índice medular o sea, la relación entre el diámetro mínimo de la diáfisis y el canal medular al mismo nivel, que en los humanos es de 0,50 inferior en todas las edades desde el sexto mes de la vida intrauterina.

También tenemos el método histológico basado en la mesuración de los conductos de Havers, los cuales son tres veces mas grandes que los del hombre, con dirección paralela al eje mayor del hueso y de menor densidad; una vez que se ha determinado la especie a que pertenecen los restos óseos se procede a la determinación de la talla:

Radio Cuerda de Carrea Ubaldo.


Distancia bicondilla externa.


Distancia biormafron y Radio Cuerda.

Se trazan cinco planes verticales, glabela mentón, orbitrario de Simons y Ormafron de Carrea, y en sentido longitudinal, biormafron de Carrea, dentooclusal y mentoniano, y luego se trazan dos líneas desde el punto mentoniano hasta los puntos ormafrones, y se obtiene el triángulo mentoormafron, que debe ser igual a la bicondilla externa y a su vez, igual a la distancia mentón glabela. Al cruzar otras dos líneas que partan del punto mentoniano hasta los condillos externos y unidas éstas a su vez con una recta que forma un triángulo equilátero mediante el estudio del triángulo, tomando la mitad del radio Cuerda mandibular o la séptima parte de la distancia bicondilla externa o la sexta parte biormafron, obtendremos entonces la talla mínima:

                      RC x 6 x 3,1416 x 100


Talla mínima = ------------------------------


                                   2
Sear nos determina que el diámetro mesiodistal de los seis dientes anteriores superiores está dado por una relación entre la circunferencia horizontal del cráneo que se mide pasando por la glabela y a protuberancia occipital y una constante. En un sujeto de una circunferencia horizontal craneana de 580 mm dada la constante 13, que es el ancho de los seis dientes superiores, que debe sumar 4,6. También la constante bisigomática dividida por la constante 3,3 nos da el ancho de los dientes anteriores.

La Antropología nos permite determinar los caracteres étnicos de la cabeza ósea.


W. M. Krogman establece que los cráneos grandes son generalmente de los hombres, y el de las mujeres tiene un promedio de 200 mm menos que el hombre, y el femenino es redondeado y también nos dice que la mandíbula es mas grande en el hombre y de mayor espesor, la rama ascendente más ancha, los huesos nasales se unen en ángulo en la línea media casi agudo. La cavidad orbital son más altas y redondeadas, y relativamente más grandes en el hombre, igual que los rebordes orbitarios, la protuberancia occipital externa también es mayor en el hombre que en la mujer.

James Aitchison afirma que los senos craneales son mas grandes en el hombre, lo que revela un mayor tamaño en el hombre que en la mujer.


Ver “Método Argentino para la valuación legal del aparato dentario”, Dr. Vicente A. Bertini, 1951; Revista “El Cooperador Dental”, N° 1, vol. 35, Cristina Nora Fernández, 1968.


Además de otros procedimientos con los que cuenta la Odontología para determinar la raza, como lo es la tamización de la dentina a gránulos muy finos, y haciéndole pasar rayos ultravioletas nos dará una refracción de luz de distinta intensidad de acuerdo a las razas.

Según los paleontoloantropólogos los restos de anatomías aparecen recién en África, luego en Oriente, más tarde en Europa y Asia Oriental, y nos dicen que la transición de los hombre primitivos en modernos ocurrió recién hace más de 130.000 años, y que los sucesivos cataclismos sufridos por el planeta y los combates entre aquellas civilizaciones, se mezclaron.





Por ejemplo los esqueletos encontrados en Qafzeh en Israel surgieron que los neandertales y los hombres modernos compartieron el hábitat durante 40.000 años, y la transición se fue realizando hasta la actualidad.




 

La hipótesis de Eva fueron los emigrantes y las circunstancias los que le hicieron ganar con éxito la vorágine de los hombres de aquellos tiempos, pero es algo sostenible según los paleoantropólogos, no debemos dudar que los hallazgos de nuevos fósiles y el avance de la ciencia con la genética arrojaran la luz a cerca de nuestros orígenes, y nadie más indicado que los estudios que nos brinda la Genética en nuestra Facultad de Odontología y el apoyo que los vislumbro a través de SOFIA, que nos llevarán a dilucidar el origen de los hombres pasados puesto que los tejidos dentarios son los últimos en desparecer y guardan en su interior el secreto del ser humano.



Cabe hacer resaltar otros procedimientos odontológicos para determinar la raza, a más de los mencionados como el índice Cefálico, el ángulo facial, etc.

Esto ha sido un enfoque sucinto sobre esta amplia área que cuenta en la actualidad la Odontología Forense, que a punta de pie inicial servirá como otras áreas a los futuros odontólogos forenses para incursionar en el amplio campo de las ciencias forenses.


PALABRAS INAUGURALES EN EL MUSEO HISTÓRICO DE LA FACULTAD DE ODONTOLOGÍA DE LA U.N.C.


En mi carácter de Jefe de Trabajos Prácticos de la Catedra de Odontología Legal, Historia de la Odontología y Economía Odontología debo decirles que existía una necesidad académica imperiosa de contar en nuestra Facultad y fundamentalmente para sus educados con un Museo Histórico por la imperiosa y significado que este servicio presta para la evolución de las ciencias y la salud.

El tener conocimiento de la historia de la Odontología es de tanta importancia porque nos permite rememorar el pasado, vivir con ajustado criterio en el presente y proyectarnos en el futuro con menos errores. Esta es la base fundamental para lograr acrecentar el acervo cultural y social de nuestra profesión, porque el no contar con un Museo Histórico y sin asignaturas formativas e informativas para lograr un actualizado desenvolvimiento profesional como la sociedad y la evolución de la profesión nos exigen.

Es por ello, que nosotros lo consideramos indispensable para reencontrarnos con nuestra realidad y propia identidad y así poder ejercer la profesión con mayor efectividad y provecho; porque nuestra Odontología como toda ciencia, está dirigida al cuidado de la salud de nuestra comunidad,. a los cuales nos debemos y es por ello que tenemos que esforzarnos para que los sistemas asistenciales sean desarrollados según las necesidades de nuestros semejantes.

Señores profesores, alumnos y colaboradores, con orgullo podemos decir como formadores de profesionales que hoy tenemos los elementos necesarios para lograr una formación profesional universalista y no unilateralizada, para ponerlos a los odontólogos futuros al servicio de nuestros pacientes alejados de todo lucro y mezquindades, y siempre estando dispuestos para concretar sistemas asistenciales odontológicos que respondan a los principios de igualdad, integridad e inmediatez y lo más eficiente posible que podamos brindarles, para exigir luego una retribución al profesional que se aproxime a lo justo. Debemos velar por la conservación del legado que nos dejaron nuestros antecesores y así recordar nuestro pasado, porque de lo contrario destruiremos el verdadero sentido de nuestro quehacer y para ello debemos rescatar el patrimonio histórico, preservarlo y difundirlo cotidianamente por la importancia cultural y social que reviste tener nuestro propio museo histórico porque el mismo constituye la raíz de nuestra identidad y la Odontología en su vertiginosa evolución no puede substraerse de tan magna realidad.

Alguien ya lo dijo, un pueblo sin memoria es como un barco a la deriva, entonces debemos preservar este patrimonio inestimable y no permitir que los futuros odontólogos se formen a espaldas de nuestro orgulloso pasado, con altos y bajos pero siempre pensando en un futuro mas promisorio, feliz y mas equitativo.

Sólo pretendo en este sencillo pero trascendental acto porque estoy seguro que será fructífero, tratando de despertar las inquietudes generosas de ustedes, que sin dudarlo, serán efectivas contribuyendo para cumplir con el Museo su verdadera misión y formar a los futuros odontólogos con una formación académica como la sociedad en la actualidad lo exige y requiere.

Las esperanzas de los hombres son como muñones de alas que apuntan al cielo donde volverán en busca de la verdad, armonía y felicidad, como lo expresó el poeta y nosotros le agregamos “vendrán en busca de la concreción de nuestras inquietudes henchidas de fe y esperanza, que sumado a la generosidad de ustedes con su granito de arena, que también irán a los infinitos cielos para lograr las conquistas definitivas de este esperanzada y noble tarea de aumentar a través del Museo el acervo cultural y social de nuestra profesión”.

Para nuestra Facultad es hoy un día de concreciones positivas y de viejas aspiraciones, de conquistas y adquisiciones por tal motivo, la Honorable Comisión Creadora en este acto quiere hacerle llegar el agradecimiento al profesor Dr. Juan Antonio Fontán por su apoyo permanente y sus consejos permitiéndonos realizar el estudio de los restos fósiles humanos de la Mar Chiquita, y al profesor Dr. Pedro Ara, por sus valiosas donaciones quien fuera el que embalsamara a Eva Perón, igual que a la Sra. María Rosa Campusano de Astrada, por los elementos donados, siendo éstas las fértiles de este novel Museo.

Vaya mi agradecimiento a la Comisión Organizadora del Museo por sus inquietudes y valorable colaboración para que hoy el Museo sea una realidad, y lo hago extensivo a los demás profesores de las distintas cátedras por sus disposiciones y donaciones, teniendo la plena conciencia de la importancia de contar con un Museo Histórico propio, que yo la considero como otra valiosa herramienta de trabajo para servir mejor a sus semejantes y la sociedad toda.
Muchas gracias.













Prof. Dr. Héctor José Ceppi
Primavera de 1982



A continuación, incorporamos el valioso artículo del Od. Dr. Carlos M. González, Presidente de SADOL, Sociedad Argentina de Odontología Legal, titulado "Importancia de la Odontología en el análisis de restos óseos indígenas".






mágenes: "Lo último sobre el origen del hombre. Retrato de Adán y Eva", por Enrique M. Coperías, Rev. Muy Interesante.



Rememoración del Peritaje que se Realizo
de los Restos Humanos del Hombre de Mar Chiquita

               Varios lustros pasaron de la creación del Museo Histórico  de la Facultad de Odontología de Córdoba en el año 1977 (ver el reglamento del consejo directivo de la facultad) que durante el decanato del Dr. Teobaldo Gotusso, siendo profesora de Odontología Legal, la Dra. Reynoso de Viotti, la encargada del Museo, se perdieron la mayoría de los elementos donados, pudiéndose rescatar hasta el momento, solo un preparado momificado realizado por el Dr. Ara, quien embalsamara a Eva Peron, los demás elementos, entre ellos una donación del Sr. Astrada quien tenía tres hijos Odontólogos, dos de los cuales eran Jefes de Trabajos Prácticos de la Facultad y el otro trabajaba en la cárcel de barrio San Martin como Odontólogo y un peritaje que tuve el privilegio de realizar de los restos fósiles de Mar Chiquita, cuyas radiografías y fotografías, tenemos que buscarlas entre los elementos y cráneos que según las encargadas del Museo nos comprometimos a separarlos y darles el valor didáctico que tienen.
                      
                        Por sino encontramos la copia y elementos de aquella peritación tratare de esbozar  algo del trabajo realizado, que sumado a lo expuesto en el Área de Antropología en mi blog someramente, sin saber del destino de aquel trabajo original.

                Algunos conceptos que después de tantos lustros puedo recordar del estudio del Hombre Fósil de la Mar Chiquita, trabajo que se realizo en el año 1982. Se trataba de nueve piezas dentarias humanas, tres molares inferiores No: 48, 47 y 46, tres incisivos inferiores No:42, 41 y 31 un canino No: 33 y un pre-molar No: 34.

                Al realizar el estudio fotográfico y radiográfico, donde no se podía determinar el esmalte  con la dentina y mucho menos con la pulpa dentaria, todo era una sola masa homogénea de las piezas dentarias, clínicamente se observaba de manera manifiesta un desgaste fisiológico por efecto de la masticación, que en las piezas dentarias anteriores llegaban casi al tercio medio casi en su totalidad de la porción coronaria, seguro por las acciones de los alimentos de animales, humanos y raíces propias de la zona donde se movían, porque podrían ser tribus nómades , y fundamentalmente por los elementos donde molían los alimentos, piedras de conanás, con sus manos de conanás de piedra, que al moler iban partes  de piedras molidas.


            En los molares nos permitieron debido a los tres del mismo lado, izquierdo del Maxilar Inferior poder determinar las Razas, edad y sexo, este ultimo por el desgaste propio del musculo de la masticación fuerte, especialmente los Maseterinos y pterigoideo, la edad aproximada por el tercer molar y su desgaste fisiológico y las facetas de contacto con el segundo molar izquierdo, también pudimos determinar por estudios Odontometricos  basados en Bloisee, Vertini y Carrea  y la raza a través de la reducción numérica de Boll, que nos decía que a medida que se avanza en la evolución, tiende a desaparecer  las piezas terminales de cada serie, en este caso, el tercer molar era mas grande que el primero, que trazando dos rectas, una por lingual y la otra  vestibular nos da un ángulo mas agudo o obtuso hacia mesial.

                Cabe hacer recordar que la fecha aproximada de su existencia, yo por las características que presentaban esos dientes les calcule unos 8000 años de antigüedad, lo que no pude determinar a que tribu podrían pertenecer, pero me inclinaba por la Tribu de los Diaguitas, por su ferocidad antropofacica , porque en esta basta zona rica en bosques y ríos, se mezclaban las tribus del Norte Argentino con los Pampas del Sur, los Comechingones, Palagones, etc..

                Es interesante hacer resaltar, que por aquellos entonces 8000 o 10.000 años atrás, lo que es hoy la Mar Chiquita eran bosques  y existía el Lago de Los Porongos, bañado por el estero del salado, porque el rio dulce desembocaba en el Paraná, la Mar Chiquita bañada  por el Rio Segundo y el Lago del Plata por el Rio Primero, que con el movimiento de capas tectónicas el Rio Dulce comenzó a bañar junto con el Salado, lo que hoy es el Mar Chiquita, que llego hasta la localidad de la Para, para una el Lago del Plata.

                La separación de estos lagos, la floras y faunas junto a la vegetación era lo que permitía, la afluencia de los diferentes asentamientos de tribus nómades, que emigraban del norte al sur del país y viceversa.

                Concluyendo con el estudio de las piezas dentarias, sugerí de acuerdo al estudio y rememorando lo realizado, confirme que se trataban de:

1)  Restos Humanos.
2)  De Raza blanca.
3)  De sexo masculino, por el desgaste fisiológico tan marcado.
4)  De una talla aproximada  a los 1.70mts de acuerdo al estudio Odontometrico.
5)  De una antigüedad aproximada de unos 8000 años.

              Estas fueron las conclusiones aproximadas  a las cuales llegue, sin tener conocimiento que también, les habían dado restos óseos al Dr. Marcelino, Antropólogo, que luego con el tiempo estudiamos juntos los restos humanos del Dique San Roque ( http://casos-drceppi.blogspot.com.ar/p/caso-restos-humanos-dique-san-roque.html ), el Ing. Coronel Anibal Montes, Arqueólogos y también historiadores y todos por separado coincidieron , uno por la arcilla de la tierra, los otros por los orificios en los huesos largos realizados con espinas o piedras, para succionar  la medula o los sesos, uno como sucesor del Jefe de la tribu para tener mayor inteligencia o simplemente mas fuerza. Otros historiadores destruían el cráneo por ser los sesos humanos los mas apetecibles, por su dureza, todos coincidían que eran restos humanos de mas de 10.000 años de antigüedad y el Ing.  Anibal Montes fue el que realizo las cuadriculas para el levantamiento de los restos y el farmacéutico  Hector Marchetti quien hizo un dibujo a mano alzada, el cual yo vi en el museo de la Universidad, como bien se pudo establecer las épocas por los restos de animales fósiles, especialmente sus caparazones y las piedras de conanás para la molienda de los granos propios de la zona como algarrobas, mistol y carnes hechas charqui.
                Este fue un relato somero de aquellas piezas dentarias y sus estudios que quedaron en el Museo de la Facultad, que tuve el privilegio de ser el encargado de su creación.
        En estos momentos y después de varios lustros la Facultad de Odontología, la reapertura del Museo, que por el momento solo se ha encontrado el preparado del Dr. Ara un corte sagital del macizo dentomaxilar facial, que nosotros lo habíamos bautizado con el nombre de Fanardo, un pelirrojo y estamos buscando gracias a las encargadas del museo, No a los dirigentes de la Facultad, que no me invitaron a la reinauguración, como lo explicase en mi blog.

Bibliografía:

1)      Bañado del Rio Dulce y Laguna de la Mar Chiquita de Enrique H. Bucher (editor) Academia Nacional  de Ciencias – Córdoba República Argentina2006.
2)      Universidad Nacional de Córdoba – Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. “El Hombre Fosil de Miramar (Córdoba) – por Aníbal Montes.
3)      Blog www.odontologiaforense-(a)gmail.com   - Area Antropología.




I