BIENVENIDOS

Deseo agradecerles la deferencia de acercarse a este espacio que constituye un avance profundo en el amplio campo de la Odontología Forense. En este sitio van a encontrar una modalidad de acción en cada caso que, puede rozar lo particular e inédito de los procedimientos para arribar a la conclusión de que la Odontología en general ha dejado de ser la hermana menor de la Medicina por haberse transformado en una ciencia autónoma por contar con procedimientos propios, fundamentación metodológica rigurosamente científica y de una indiscutible y trascendental proyección social, pasando a ser así definitivamente una rama de la Antropología como lo es la Medicina, entre otras. Y más precisamente en el campo de la Odontología Forense se abre un camino infinito, como una verdadera especialidad, dentro de la currícula del Odontólogo. Los invito amigos lectores a que transitemos juntos este maravilloso y próspero camino.



Prof. Dr. Héctor José Ceppi

EL SISTEMA DE SALUD PROVINCIAL Y SU EVOLUCIÓN FUTURA

El debate actual sobre el Sistema de salud actual de nuestra provincia deambula entre los partidarios de un sistema estatal, liberal, privado, corporativo, etc. motivos por los cuales al determinar sus incongruencias sugerimos humildemente aprovechando la capacidad instalada que contamos a través de mutuales, obras sociales, clínicas, sanatorios, hospitales públicos, dispensarios, etc. tratando de hacer evolucionar al sistema de prepago, proponemos un sistema evolucionado, democrático y participativo, manejado a través de un Consejo de Administración formado por miembros elegidos entre todos los estamentos sociales que conforman el quehacer de la salud, que tenga como particularidad inexcusable el manejo de los dineros dispuestos para tales fines, evitándose que esos tributos se transformen en un medio de lucro como sucede en la actualidad, que transforman al sistema en anacrónico, injusto, pernicioso, individualista y sectario, por no cubrir a un estamento social que en la actualidad se trata de paliar a través del Estado con hospitales, dispensarios, etc. y los indigentes deambulando; que con nuestra sugerencia podrían quedar perfectamente cubiertos por acciones de solidaridad con el sistema de Salud Provincial Autogestionado que preconizamos.

Estamos convencidos que el sistema sugerido no será en una primera etapa sin esfuerzos por apetencias de algunos sectores, que elimine todos los males o desfasajes ni tampoco una incorrecta forma de prestaciones asistenciales que neutralice al progreso científico y humano de los profesionales; en realidad, pasará a ser en sus comienzos cubriendo Odontología y Farmacia como estamentos de prueba, éstas profesiones con las características apuntadas en nuestro libro sobre Recetas Magistrales por un lado y por el otro, las coberturas mínimas, indispensables e igualitarias en el quehacer de la Odontología, hasta llegarlo a transformarlo en competitivo, necesitado, justo, imperioso, igualitario, oportuno, eficiente y accesible, y que no emerja como conveniencia de los gobiernos de turno sino como para dar respuesta de lo tratado logrando la accesibilidad a todos los habitantes de nuestra provincia, y al alcance de los económicamente menos pudientes.

Pensamos que podría llegar a ser un ajuste a lo ya existente, adecuándolo a las necesidades que emerge del desarrollo y evolución de la misma sociedad, fundamentalmente por ser democrático en la cabal acepción de la palabra, Mohamides nos dijo en el año 1204 como médico “sostén la fuerza de mi corazón a fin de que esté siempre dispuesto para servir al pobre, rico, al amigo, enemigo, al bueno, al malvado; has que en ellos sólo vea al que sufre y a un ser humano”.

Las prestaciones médicas en general hoy son más eficientes y evolucionadas, pero infinitamente más caras, lo que nos exige proponerles otro sistema que sea más accesible, igualitario y que cubra a toda la población de la provincia en forma integral, posibilidades éstas que nosotros las vislumbramos a través del sistema que proponemos, erradicando aún a la caridad y dando lugar por nuestra evolución social a la solidaridad, tratando de eliminar a los que se aprovechan de la falta de evolución del sistema actual para valerse del lucro a costa de la salud humana. Bástenos algunos ejemplos, el Sanatorio Allende, el Cardiológico, la DASPU misma como obra social universitaria que no cubren absolutamente nada a los que no son sus afiliados, es decir, inclusive a los indigentes por no abonar sus requerimientos a través de una cuota mensual, cuota ésta que por lo general no está al alcance de cualquier obrero, siendo éstos los argumentos sociales y humanos los que nos exigen proponerles a modo de sugerencia aprovechando el prepago alejado de todo fin de lucro, que posibilita el exceso a las atenciones de salud.

Si el progreso ha sido grande en el quehacer industrial, el sistema de salud también lo ha logrado, pero en este caso con mayores costos para los usuarios, y este inconveniente es el que tendremos que solucionarlo, y es justamente el sistema sugerido el que más se acerca a las necesidades y evolución social. El Estado provincial como responsable constitucionalmente de brindarnos salud, tiene la obligación de apuntalarlo en su carácter de supervisor y también como integrante del Consejo de Administración, contribuyendo si lo fuera necesario económicamente cumpliendo así con sus obligaciones.

Entonces tenemos que pensar en una adecuación y transformación del actual sistema, para hacerlo accesible, eficiente, oportuno, igualitario y justo, dejando siempre abierta las posibilidades de que los profesionales puedan ejercer libremente sus profesiones, y los actuales prestadores de servicios de salud sin ninguna excepción pasen a ser prestadores del Sistema Autogestionado de Salud de la Provincia de Córdoba, a quienes se lo retribuirán los servicios que presten a través de los colegios y consejos en caso de los médicos, profesionales, sindicatos, obras sociales, instituciones privadas, mutuales, etc. y el Sistema Autogestionado será quien retribuirá a estas instituciones y ellos a sus afiliados o adherentes voluntariamente.

Se hace necesario hacer resaltar que una de las características fundamentales, debe ser la libre elección paciente-profesional y viceversa, igual que la adhesión a las instituciones mencionadas, como los gremios, sindicatos, que hoy sean prestadoras de servicios de salud, incluyendo aún también los hospitales y dispensarios públicos, o instituciones privadas, no existiendo la retribución directa a los profesionales en forma individual sino colectiva a través de las instituciones que ellos elijan o se adhieran voluntariamente.

Así es que con este esfuerzo que debe ser interinstitucional es como lograremos una atención a toda la población de la provincia, eficaz, sin herir los intereses o carencias, estamos convencidos que será un sistema mejor y más evolucionado que el actual, por ser descontrolado, injusto y sólo para pocos, con la particularidad de que los profesionales sean retribuidos por actos profesionales, a través de aranceles establecidos por el Sistema de Estructura de Costos y sus jubilaciones al final de su carrera, con un monto similar al establecido en la administración pública provincial, para evitar el abuso de instituciones actuales cuyos montos jubilatorios no llegan a cubrir ni la mitad de una canasta familiar, teniendo que vivir esos profesionales jubilados a expensa de la ayuda de sus familiares después de haberse brindado al cuidado de la salud de los habitantes de su provincia.

El Sistema propuesto tendrá que basarse en un programa independiente sino parte integrante de una acción conjunta, interinstitucional, destinado a mejorar el destino del hombre.

Sus características serán, entre otras:

1) La atención en la salud deberá ser un derecho igualitario para todos los radicados en la provincia, y los de paso de otras provincias tener realizado o formalizado contrato de reciprocidad, y los de tránsito o viajeros sus seguros correspondientes, nada gratis.

2) Libre elección paciente-profesional y viceversa.

3) Control disciplinario a través de un Tribunal de Ética de la institución, más allá de los colegios y consejos.

4) Sanciones que gradualmente pueden llegar hasta la clausura de la matrícula.

5) Absorber a los indigentes o no cubiertos fehacientemente comprobados a través de visitadores sociales.

6) Deberá fortalecer la relación paciente-profesional desde los puntos de vista de los derechos y los deberes de cada uno.

7) Los profesionales tendrán la opción de poder ejercer privadamente, pero nunca las dos cosas.

8) La retribución a los profesionales se realizará a través de los colegios y consejos profesionales, y de las demás instituciones ya mencionadas, siempre por actos profesionales, para que sean estímulo al trabajo y no en relación de dependencia.

9) La mantención financiera será a través de un sistema cuatripartito, empleado, empleador, privado y Estado.

10) La retribución siempre será a través de la institución elegida libremente por el profesional, y las garantías de los trabajos serán exclusiva del profesional y no de las instituciones que se hayan adherido.

11) En Odontología como profesión de prueba en una primera etapa, las prestaciones mínimas serán las que están establecidas en mi libro titulado “El Sistema de Salud Autogestionado y la formación integral del Auditor Odontólogo”.

12) Las farmacias deberán todas sin excepción suministrar recetas magistrales para de esta forma abaratar el precio de los medicamentos del mercado, que se podrán hacer a través de instituciones como el Laboratorio de Hemoderivados de la U.N.C.

13) Se deberán crear subcomisiones de acuerdo a las necesidades del sistema para su mejor funcionamiento.

14) En Odontología se aplicará el Registro del Paciente como Ficha Odontológica la propuesta en mis trabajos.

15) Este Sistema marcará los pasos firmes hacia un sistema de salud justo, igualitario, controlado, con libre elección paciente-profesional y viceversa, y las coberturas en Odontología se realizarán con materiales universalmente recomendados por las instituciones competentes, ejemplo, prótesis estándar no de cromo cobalto o materiales más costosos.

16) Crear en el Ministerio de Salud de cada provincia el Departamento de Estupefacientes, psicofármacos y alcaloides.

a- Exigir el uso para estos fármacos de recetas por cuadruplicado, numeradas y controladas por el Departamento, para evitar el uso y el abuso.

b- Una de sus boletas será la receta que le suministraremos al paciente, con el medicamento, la dosis y la forma de administración, hora, y cantidad.

c- Quedarán en las farmacias dos boletas, quienes en un lapso de 48 hs. deberán elevar al Departamento correspondiente para su control.

d- La otra boleta, quedará archivada en el profesional o nosocomio donde presta sus servicios, por cualquier eventualidad de que sea requerida.

No debemos olvidarnos que ya alguien lo dijo, que “todos somos buenos pero si nos controlan, somos mejores”.

Comenzaremos también a combatir la droga, con el ánimo de aminorar su consumo, para lograr que el país marche a la vanguardia por evitar su consumo. De ahí las medidas que no deben ser pocas, y ser responsabilidad de los gobiernos, primero de cuidar las fronteras, como lo hacen otros países, después, erradicar la liberación porque es otro flagelo de la droga como uso privado, habría que abolir la ley, se debe modificar aquello de que el drogadicto es un acto atenuante de una pena, y legislarlo como un hecho agravante; por ser cómplice de quien la vende y ya los adictos deberán ser tratados para su recuperación en lugares especiales para estos casos.

Comencemos a normalizar y adecuar las leyes de acuerdo a nuestras necesidades, y evolución de la sociedad, no cerremos el establo que una vez que el caballo se nos escapó.

Para reflexionar sobre el anacronismo del sistema actual

¿Cómo es posible que para poder operar a un jovencito cuyo Estado careciente lo amenazaba con la muerte al no cubrirle su tratamiento, tenga que en su colegio organizar fiestas, venta de empanadas, colectas para poder abonarse su operación o tantos otros casos similares como Agustín Bustos Fierro o Tomás, que tuvo que intervenir la justicia para que sea efectiva su operación?. Basta de estas incongruencias.

Hemos llegado al colmo, a través de la televisión y radios que para operar a un joven cuyo monto no excedía los 20.000 pesos, estipendio que no alcanza ni la tercera parte de lo que cobra un director de hospital.

Pensamos que este sistema marcará pasos firmes hacia otro para brindar salud que sea más justo, igualitario, controlado, con libre elección paciente-profesional, que sea oportuno, eficiente, y fundamentalmente humanizado.